Entre la defensa menos goleada y el ataque menos goleador

Lance del partido entre La Barrera y el Écija CF. Imagen: Carlos Carrión

La falta de pegada. Lo que cuesta hacer un gol. La mala puntería. El infortunio en algunas jugadas. Da igual la definición que le pongan. Está siendo el gran problema de La Barrera en esta temporada: el gol.

Tiene poco o insuficiente para asaltar las dos plazas de ascenso. De hecho, de los siete primeros clasificados en su grupo de Segunda Andaluza, La Barrera es el equipo que menos goles hace (35) habiendo jugado, hasta ahora, un partido más que todos ellos. El Paradas suma 58 tantos, el Osuna, 41, el Camas, 56, El Rubio, 36 y el Écija, 43. Y sólo La Campana (33), Marchena (34) y La Roda (31) han hecho menos goles que los barreristas a estas alturas del curso.

El máximo anotador por el Jozabed Sánchez es Miguel Peña, quien suma nueve tantos y muchos de los partidos ni siquiera ha actuado de delantero. Luego están Antoñito y Gómez, con cuatro, y Slama y Monanche, con tres cada uno. Números pobres para un ataque de un equipo que aspira a subir de categoría.

En cambio, La Barrera presenta la mejor defensa del grupo. Sólo 24 goles encajados. Y eso que la portería ha dado más de un quebradero de cabeza entra tanto rostro nuevo. Pero su defensa es de las mejores incluso de toda la Segunda Andaluza, ya que en el grupo II sólo Andalucía Este (23) y Alcalá del Río (13) han recibido menos. Por lo tanto, falta darle solución a esa falta de gol, que es lo que está impidiendo que La Barrera pueda ocupar una de esas dos plazas de ascenso, por ahora.

Compartir